PATOLOGÍAS INDICADAS

La Ozonoterapia en varias patologías

A continuación se relacionan algunas de las patologías en donde el uso del Ozono medicinal ha resultado exitoso. Para mayor información, consultar las referencias bibliográficas 1 y 2.

 

  • Enfermedades Infecciosas
    • Helicobacter Pílori
    • Hepatitis crónica
    • Infecciones herpéticas
    • Infecciones por virus papiloma
    • Resfriados
    • Giardiasis, candidiasis, criptosporidiasis.
  • Enfermedades Autoinmunes
    • Artritis Reumatoide
    • Síndrome de Sjögren
    • Vasculitis
    • Esclerosis múltiple
    • Lupus eritematroso sistémico
    • Enfermedad de Crohn
  • Enfermedades Isquémicas
    • Parálisis Cerebral Infantil
    • Secuelas de Embolia Cerebral
    • Demencia Senil
    • Insuficiencia Circulatoria
  • Desórdenes Retineales Degenerativos
  • Enfermedades Dermatológicas
  • Enfermedades Renales
  • Enfermedades Hematológicas
  • Enfermedades Degenerativas
  • Cáncer
  • Enfermedades Ortopédicas
  • Hernias de Disco
  • Síndrome de Fatiga Crónica y Fibromialgia
  • Traumatismos
  • Quemaduras
  • Cirugía de Emergencia
  • Ozonoterapia    previa    a   trasplantes    o   cirugías programadas
  • Otros.

 

Aplicación Paravertebral de Ozono

El tratamiento de Hernia Discal con Ozono es un moderno procedimiento de gran eficacia utilizado con mucho éxito desde hace aproximadamente 20 años en países como: Italia, Alemania, España, Argentina, Rusia, Cuba, entre otros. En años recientes está cobrando gran aceptación entre pacientes y médicos en México y demás países latinoamericanos. 

 

Este método consiste en infiltraciones (Inyecciones) paravertebrales de este medicamento a intervalos semanales,  y conforme la mejoría aparece se van espaciando las aplicaciones.

 

La respuesta al tratamiento por lo general es muy buena, lográndose la mejoría y reducción  del dolor entre la 1ra y 2da aplicación,  en la mayoría de los casos y la duración del tratamiento dependerá de la dosis respuesta que tenga el paciente, la cual es variable.

 

Vale la pena considerar que no todos los pacientes responden igual al procedimiento. Existen pacientes normo-respondedores, quienes desde las primeras sesiones logran una mejoría muy importante. Hay otro grupo de pacientes hiper-respondedores, que sorprenden por la mejoría inmediata y sostenida de los síntomas de dolor en más de un 90% con la primera aplicación, y por último, hay un grupo de pacientes en quienes la respuesta es un poco más lenta,  necesitando mayor número de sesiones para lograr los mismos resultados.

 

En estos últimos pacientes la respuesta la obtenemos por lo general después de la décima sesión, mismas que deben extenderse hasta llegar a un número de 20 sesiones y, posteriormente, dejarlos descansar por un período de 3-4 meses, reiniciando posteriormente el tratamiento. Muchos de ellos mejoran por completo en ese período de descanso.

 

En casos muy rebeldes a la terapia con Ozono paravertebral, o en pacientes  post-operados de  columna  con fibrosis post-quirúrgica,  se recomienda un procedimiento especial denominado Discolisis con Ozono para tratar todas las estructuras anatómicas que están produciendo el dolor, además del disco o discos afectados (Facetas, foramen, articulaciones sacro-ilíacas, músculos paravertebrales, etc.) y liberar adherencias, con el que se obtienen resultados asombrosos.

 

El resto de los pacientes normo e hiper-respondedores mejoran rápidamente con las aplicaciones paravertebrales, necesitando un número de sesiones que puede variar entre 8 y 15 aplicaciones. En muchos de los pacientes tratados con Ozono es posible notar 6 a 8 meses después de concluido el tratamiento con Ozono,  la regeneración total del disco dañado en estudios de resonancia magnética de control.

Arriba